fbpx

La dualidad está en cualquier actividad humana, incluso en la meditación. La forma que tenemos de practicar la meditación puede convertirse también en una dualidad, al distinguir entre medios y fines. En el mundo occidental, casi siempre meditamos para conseguir algo, para alcanzar un lugar o un estado diferente al que tenemos o estamos, o para curar una enfermedad o disminuir el estrés. Ese es el enfoque habitual de mindfulness y, por eso, la corriente "McMindfulness" ha criticado esa visión. Por el contrario, deberíamos meditar por sí mismo, por el placer de hacerlo, porque el universo lo pide, en suma, porque si. Si meditamos por algo es como un fracaso, ya que no puedes estar donde estás: devalúas el presente. Si la meditación me va a permitir entender cómo es el mundo, lo cosifico, y me separo de él. Meditar se convertiría en algo que tapa mi insatisfacción vital y, por eso, busco...

Cuando camines, solo camina.                                                                                 Deja al caminar que camine. Deja al hablar que hable. Deja al comer que coma, al sentarse que se siente, al trabajo que trabaje. Maestro zen Muho Noelke Mindfulness en Occidente Desde la aparición de mindfulness en Occidente a finales de los años 70, se ha ido estudiando su eficacia a nivel científico en múltiples ámbitos, se ha utilizado con éxito en las áreas de la salud, la educación, el trabajo o el deporte. La utilización de mindfulness para obtener beneficios del tipo que sea es lo que se ha llamado «mindfulness instrumental», y ya había sido descrito anteriormente, en el caso de la meditación, como «materialismo espiritual». Este fenómeno ha sido duramente...

Hölzel y Ott (2006), llevaron a cabo un estudio en el que demostraron que la capacidad de absorción, medida como rasgo con la Tellegen Absorption Scale (Tellegen y Atkinson, 1974) ejerció una fuerte influencia en la profundidad de la meditación, en mayor medida que la cantidad de la práctica meditativa. La Escala de Tellegen es una escala de 30 ítems que mide capacidad de absorción, lo que se ha relacionado con la hipnotizabilidad. Evalúa aspectos como - La capacidad de tener mente de principiante (“siento y vivo las cosas como cuando era un niño”, “puedo soñar despierto intensamente”, “mis pensamientos no vienen en palabras sino en imágenes”, “suelo disfrutar con pequeñas cosas como los colores en las pompas de jabón”) y de conmoverse con fenómenos naturales (una puesta de sol, el lenguaje poético) - Identificación con una situación (“al ver un programa o una película me identifico totalmente con ello”, “me quedo absorto...

Kamalasila nació en el año 740 en India y murió en 795 en Tíbet. Fue el discípulo principal de Santaraksita y el 12º abad de la Universidad de Nalanda. Gran erudito muy conocido por sus tratados. Describió estas etapas del desarrollo meditativo: 1) Atención orientada: Esta primera etapa se basa en aprender a dirigir la atención a un objeto (p.ej., la respiración), al menos durante unos segundos en sesiones que pueden durar 24 minutos. Una primera señal de progreso es darse cuenta del caos en que se encuentra la mente. En esta etapa se puede encontrar una mente con déficit de atención (decaída, poco clara o confusa), hiperactiva (excitada, agitada, inquieta, evasiva, preocupada), u obsesiva/compulsiva (repetitiva, rígida, enganchada). 2) Atención continua: Se empieza a cultivar la estabilidad de la atención. Aunque en este nivel todavía la atención estará distraída la mayor parte del tiempo, habrá periodos de un minuto en los que...

CONCEPTO DE ECUANIMIDAD Se define este concepto como “una manera de estar presente en el placer sin apego, y de estar presente en el dolor sin resistencia”. Los seres humanos estamos diseñados para hacer todo lo contrario: apegarnos al placer y rechazar el dolor. También se ha descrito como un rasgo o estado mental, difícil de alcanzar y que requiere práctica, que no puede ser afectado por sesgos y preferencias, y que permanece estable, independientemente de que en la experiencia exista dolor o placer. Es un estado mental que nos protege de la agitación emocional en situaciones de alegría o adversidad. La ecuanimidad implica imparcialidad, de esta manera, podríamos aproximarnos a las experiencias agradables, desagradables y neutras con igual interés. No existe negación, represión, juicio o aversión a ninguna vivencia negativa, ni tampoco sobreexcitación ante situaciones positivas. Con el tiempo, y al igual que ocurre con mindfulness y compasión, no hace...

Modificando el sesgo de nuestra mente hacia lo negativo Donde una puerta se cierra, otra se abre Cervantes Las personas con depresión piensan que son más pesimistas que el resto y, en ocasiones, es verdad. Pero hay que tener en cuenta que el cerebro del ser humano, incluso el de las personas que nunca se han deprimido, tiende espontáneamente hacia lo negativo. La razón es que nuestra mente se desarrolla en la época de los grandes depredadores, en donde la supervivencia era lo único importante para la especie. En ese contexto, fue necesario desarrollar un sistema de alerta muy potente para identificar la presencia de depredadores y sobrevivir. Hay muchas muestras de esa tendencia a la negatividad en el funcionamiento de nuestra mente. Si por ejemplo, uno trabaja en una tienda y le ha ido muy bien con veinte clientes pero con uno ha discutido, lo que cuenta a su pareja al llegar a casa...

1.- La conexión con los demás Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes Khalil Gibran Las emociones son el fenómeno mental que más nos atrapa, del que más difícil nos resulta desengancharnos. De hecho, las emociones negativas suponen la mayor parte de muestro sufrimiento. Piensa qué pasaría si no existiesen emociones negativas o si fuesen muy breves. Una característica de las emociones es que, ya sean positivas o negativas, tienden a autoperpetuarse, es decir, a mantenerse en el tiempo, contra nuestra voluntad. Una vez que se ponen en marcha, ellas mismas generan pensamientos (que serán positivos o negativos según la emoción de base), y estos pensamientos sesgados por la emoción generarán nuevas emociones, que continuarán el proceso una y otra vez, en un bucle en escalada sin fin.  Este fenómeno es bien conocido en psicología. Puedes observar que a ti también te pasa. El tema clave es...

Pocas veces pensamos en lo que tenemos;pero siempre en lo que nos faltaSchopenhauer La vida es una pérdida continua, un duelo constante. Vamos perdiendo personas por fallecimiento o porque se alejan de nosotros; perdemos la juventud; perdemos trabajos, dinero, nuestro país o ciudad si emigramos; perdemos salud con las enfermedades; perdemos facultades con el envejecimiento, hasta que al final perdemos la vida y tenemos que despedirnos de todo. Unas pérdidas son más difíciles y dolorosas que otras, muchas nunca acabamos de superarlas y tendemos a negarlas, esperando volver a recuperar ese objeto. Aceptar las múltiples pérdidas es un trabajo que tendremos que hacer toda la vida y que es muy saludable. Junto a la pérdida evidente de una persona, un trabajo o la juventud, existe lo que denominamos en psicología “carencias”. Cuando somos jóvenes, hacia los 20 años, todos tenemos una idea de lo que queremos conseguir en la vida, de cómo...

¡Quién necesita piedad, sino aquellos que no tienen compasión de nadie! Albert Camus Las dificultades con el concepto y las emociones asociadas a compasión son relativamente frecuentes y ocurren en las fases iniciales de la terapia. Las principales dificultades son las siguientes: 1.- Rechazo al concepto de compasión: Es muy frecuente y tiene, principalmente, un componente cognitivo. Se produce porque el concepto de compasión predominante en países hispanoparlantes, se asocia a una connotación de superioridad por parte de quien la otorga, lo que produce rechazo. En capítulos previos se insiste en que no es así, que la compasión es un sentimiento entre iguales cuyo objetivo es ayudar a que tanto uno mismo, como los demás seres, puedan ser felices y capaces de aliviar su sufrimiento cuando se encuentran mal 2.- Miedo a la compasión: Suele aparecer en personas con el modelo de apego “de rechazo”, es decir, que han recibido un cuidado inadecuado y que...

Todas las enseñanzas contemplativas se resumen en cuatro palabras: “No aferrarse a nada” Ajahn Chan, Maestro Theravada de la tradición de los bosques Observa cuál es la secuencia natural de la mente: 1.- La búsqueda continua de objetos externos que nos den la felicidad como dinero, prestigio, placeres de los sentidos, pareja. Esto hace que: 2.- Tengamos continuamente expectativas de cómo tiene que ser el mundo: mi vida, mi pareja, mi trabajo, mis amigos….. tienen que ser así. 3.- Para ello necesitamos controlar el mundo, que las cosas salgan como nosotros queremos que sean. Y la forma que hemos aprendido para controlar es: 4.- El diálogo interno continuo: Estar siempre planificando el futuro, pensando cómo queremos que sea todo, qué queremos que los demás piensen de nosotros. Como continuamente ocurre que no podemos controlar el mundo, que hay cosas que no salen como queríamos y que no podemos obtener los objetos de placer que deseábamos, nuestra respuesta es...

Estamos a pocos días de salir, de forma progresiva y dependiendo de cada zona del país, del aislamiento. Aunque tenemos ganas de ir volviendo a la normalidad y recuperar la libertad básica del desplazamiento, de pasear donde y cuando queramos e ir retomando relaciones presenciales con nuestros seres queridos, éste es uno de los momentos más importante del proceso. ¿Por qué? Porque la vida, nuestra vida y biografía, son una interpretación. Lo que contamos a los demás cuando rememoramos nuestros años pasados no es la realidad, lo que nos ha ocurrido, sino una interpretación: lo que pensamos sobre lo que nos ha ocurrido. Y en los momentos finales de un suceso, como ocurre ahora que nos encontramos al final del aislamiento, es cuando la mente genera la interpretación global del suceso, y esa interpretación es la que se almacenará en la memoria. Siguiendo el viejo proverbio japonés que dice: “Una pérdida,...

Tenemos dos vidas: La segunda empieza cuando somos conscientes de que sólo tenemos una Confucio Muchas personas viven atormentadas, culpabilizadas, sin per- donarse por cosas que hicieron en el pasado. En los casos más extremos se sienten indignos y consideran que no pueden ser felices por ello. Sin llegar a ese nivel, para muchos de nosotros puede ser desagradable recordar esas situaciones y, seguramente, no se las contaríamos a nadie porque sentiríamos que le decepcionaríamos. Nos avergonzamos de lo que hicimos. Esto es lo que mucha gente llama “muertos en el armario”, cosas inconfesables que hicimos en el pasado. Resulta llamativo, cuando se hacen terapias de grupo y las personas comentan sus “muertos en el armario” que cada uno tiene los suyos en dependencia de su biografía y de los valores familiares: lo que para uno es inconfesable, otra persona lo hace frecuentemente y viceversa. Eso nos ayuda a ver lo...