November 28, 2021

CAMBIOS EN EL FUNCIONAMIENTO MENTAL PRODUCIDOS POR LA PRÁCTICA DE MINDFULNESS

 

 

Los principales cambios en el funcionamiento mental producidos por la práctica regular de mindfulness

1.- APARICIÓN DE LA FIGURA DEL“OBSERVADOR” o CONSCIENCIA TESTIGO. Es uno de los fenómenos iniciales secundarios a la práctica de la meditación. Consiste en una escisión parcial dela mente, en la que una parte de nuestra consciencia (“el observador”) aparece nítidamente como testigo de todo lo que pasa, como testigo objetivo, no implicado, de los procesos mentales y corporales (sensaciones, pensamientos, emociones e impulsos). Aquí podemos utilizar otra imagen: la de amaestrar un“caballo” salvaje, amaestrar la mente no entrenada en la atención. A medida que practicamos la atención, la mente puede ser “amaestrada”, es decir, podemos observar nuestros procesos mentales y corporales sin “caer” (sin ser atrapados por ellos ni reaccionar de manera disfuncional), incluso en momentos difíciles, como situaciones de estrés elevado o frustraciones. De esta forma, se cumple una de las máximas de mindfulness que dice que nosotros no somos nuestros pensamientos y emociones (con los que estamos absolutamente identificados),sino lo que observa nuestros pensamientos y emociones.

2.- AUMENTO DE LA CONSCIENCIA DELAS SENSACIONES CORPORALES. En los momentos, que son la mayoría, en que lamente no tiene una tarea específica, como apenas hay diálogo interno en lamente, aparece una mayor consciencia de los procesos corporales como respiración, postura, movimiento o escucha de los sonidos. Este proceso es uno de los mecanismos de acción de mindfulness más importantes.

3.- RALENTIZACIÓN DE LOS PROCESOS MENTALES. La luz de la atención hace que los procesos mentales disminuyan y ocurren de forma más lenta, por lo que pueden ser mejor identificados y comprendidos por el individuo.

4.- MENOR IDENTIFICACIÓN CON LOS PROCESOS MENTALES, QUE SON VISTOS COMO IRRELEVANTES. Etiquetar y observar los fenómenos mentales desde la postura del observador, nos permite comprender que, independientemente de su contenido, si simplemente lo observamos y no nos apegamos a ellos, van a desaparecer en pocos segundos. Por tanto, son fenómenos sin consistencia ni realidad y, sobre todo, sin importancia. El individuo puede percibir los fenómenos mentales de forma más objetiva y sin apego. No siente ira, sino que observa cómo aparecen sentimientos de ira, no piensa que es un fracaso, sino que observa cómo aparecen pensamientos de baja autoestima.Observa la aparición de pensamientos y emociones, pero no se identifica con ellos.

5.- MEJOR REGULACIÓN DE LAS EMOCIONES. La atención permite observar cómo aparecen las emociones, identificar qué tipo de emoción es (ej.: ira, tristeza) y los efectos que producen a nivel corporal y mental. En vez de quedarnos atrapados en los pensamientos que produce la emoción y rumiarlos en un ciclo interminable, mindfulness permite observar de forma distanciada los cambios, sobre todo corporales, que produce la emoción, hasta que van perdiendo fuerza y desapareciendo.

6.- DISMINUCIÓN DEL DIÁLOGO INTERNO. Como los sucesos mentales que forman el diálogo interno, sobre todo pensamientos rumiativos, somos capaces de verlos desde la postura del observador como fenómenos impermanentes y sin importancia, cada vez van a tener menos fuerza. La mente no está continuamente hablando consigo misma sobre el yo y su relación con el mundo, por lo que empieza a aparecer, una buena parte del tiempo, un silencio interno con la sensación de bienestar que le acompaña.Pasamos menos tiempo centrados en el pasado o en el futuro, ya que no existen, y no perdemos el tiempo intentando explicarnos por qué nos han sucedido las cosas y que consecuencias tendrán en el futuro, ya que hemos desarrollado una mayor aceptación y entendemos que el diálogo interno solo pretende mantener la“sensación de control”.

7.- MENOR INTERÉS POR LA CONSECUCIÓN DE OBJETIVOS, QUE SE VEN SUSTITUIDOS POR LOS VALORES. Los objetivos son expectativas concretas respecto al entorno, que quiere alcanzar nuestro yo para satisfacer ciertas necesidades. Como la consciencia del yo cambia y los objetivos, que no dejan de ser un tipo de pensamiento finalista ligado a una supuesta emoción positiva en el futuro, son observados con desidentificación, y dejan de tener tanto interés para nosotros. Nuestras acciones ya no se rigen tanto por el me gusta/no me gusta, sino por nuestros valores y nuestro sentido de la vida. Debe quedar claro que se pueden tener planes de futuro, pero no deben convertirse en expectativas. Por ejemplo, puedo tener un plan sobre qué voy a hacer este verano en vacaciones, pero si no sale y tengo que hacer otro plan, me parecerá perfecto, porque no tengo la expectativa de que se cumpla necesariamente ese plan.

8.- DESARROLLO DE UNA ACTITUD DE ACEPTACIÓN. La instrucción básica afirma que cuando perdemos la atención y volvemos al punto de anclaje, debe hacerse con una actitud amable, de compasión y no con ira o enfado. Muchos meditadores son hipercríticos consigo mismos y con los demás. Si es así, algo estamos haciendo mal. La meditación no tiene como fin enjuiciar o criticar ni a otros o ni a nosotros mismos, sino ser más felices y poder ayudar a otros. Esta actitud de aceptación permite, también, que no se desarrolle el mayor lastre o enfermedad asociada a mindfulness, que hemos llamado la “neurosis del meditador”. Esta actitud nos permitirá aceptarnos a nosotros mismos, incluidos los aspectos negativos que no nos gustan, sin negarlos ni rechazarlos; así como a realidad externa cuando no coincide con nuestras expectativas.

9.- CAMBIO EN LA PERCEPCIÓN DEL YO. Como apenas hay diálogo interno, y los pensamientos y emociones se observan con desidentificación, la imagen del yo cambia. No tenemos una idea rígida y determinista de cómo soy yo, con mis virtudes y defectos, que solo se mantiene mediante el diálogo interno. Lo que aparece es una idea dinámica y cambiante de nosotros mismos, que se desplaza libremente en el presente y que depende de las circunstancias. Conforme va desapareciendo el diálogo interno, cada nuevo suceso que nos ocurre lo afrontamos con la mente del principiante. Fluimos en un presente continuo, sin estar mediatizados por el pasado, ni temer o predecir el futuro.

En este contexto, nos fundimos con la experiencia, la distancia entre el yo observador y el objeto observado va disminuyendo, fluimos en un continuo de experiencias que no son etiquetadas ni evaluadas por un yo que se va disolviendo. Este cambio se nota en el lenguaje, ya que no estamos usando continuamente el pronombre yo, que se convierte en superfluo.Esto permite una mayor libertad para el cambio, porque no nos convierte en productos terminados.

10.- MAYOR SENSACIÓN DE PAZ Y BIENESTAR Y DESARROLLO DEL INTERSER o CONSCIENCIA COMPARTIDA. Todo lo anterior conlleva que el individuo desarrolle una mayor sensación de paz y bienestar. No por ello dejará de meditar, ya que disfruta de la acción de la meditación en sí misma. Conforme el yo va perdiendo fuerza, y las experiencias son vividas con menor separación entre observador y observado, nuestra conexión con el cosmos y con toda la humanidad se acentúa. La falacia de que estamos separados del mundo, origen de esa sensación de estar incompletos sobre la que se estructura nuestro sufrimiento existencial, va disolviéndose. Nos sentimos parte del todo y, por tanto, responsables de que este mundo vaya mejor, y de que las personas que lo habitan puedan ser más felices.

(Fuente: Garcia Campayo J. Cómo aumentar la calidad y la profundidad de la meditación. Madrid: El Rincón de Mindfulness, 2018) (Foto: Monasterio de Kagyu Ling, La Boulaye, Francia)

#mindfulness #meditación #compasión #cienciascontemplativas

SIGUE LEYENDO

Posts muy interesantes

LA COMPASIÓN EN OTRAS RELIGIONES
LA COMPASIÓN EN OTRAS RELIGIONES
Cada religión tiene su propia perspectiva sobre la compasión. En esta ocasión exploramos lo que entienden por compasión en el chamanismo y algunas religiones africanas.
LEER MÁS
LA COMPASIÓN EN LAS RELIGIONES ORIENTALES
LA COMPASIÓN EN LAS RELIGIONES ORIENTALES
En este artículo transitamos por los diferentes enfoques de la compasión en el taoismo, el hinduismo, el jainismo y el budismo.
LEER MÁS
ACEPTACIÓN DE LOS FENOMENOS MENTALES
 ACEPTACIÓN DE LOS FENOMENOS MENTALES
Como enfrentarse a pensamientos y emociones perturbadoras
LEER MÁS

¿Necesitas saber más?

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir todas las novedades sobre mindfulness, cursos, podcasts y otras técnicas para mejorar tu salud.

Gracias por suscribirte! Pronto empezarás a recibir nuestras noticias
Uups! Algo ha ido mal cuando intentabas suscribirte.