March 27, 2024

La Estructura de la Mente

PANTALLA 1: IDENTIFICACIÓN ABSOLUTA CON LOS CONTENIDOS MENTALES.

Esta es la pantalla en la que se encuentran las personas que nunca han meditado, es decir, la mayoría de la humanidad. Su principal rasgo es la existencia de diálogo interno continuo.

Todas las ciencias como la filosofía o la psicología-psiquiatría, están basadas en el principio de que el ser humano está sometido a diálogo interno continuo. Por eso no pueden entender otros niveles de la mente, que han sido considerados «fenómenos religiosos», cuando no «paranormales», en vez de simples estadios del entrenamiento de la mente. Las características de este primer nivel son las siguientes:

  • Diálogo interno continuo. La mente divaga la mayor parte del tiempo y fluctúa entre pasado y futuro, siendo excepcional centrarse en el presente. No se pueden observar, ni se imagina la posibilidad de que puedan existir, «huecos» sin actividad en el funcionamiento de la mente.
  • Fusión cognitiva y emocional continua: nos identificamos absolutamente con pensamientos y emociones y consideramos que eso es la «sal de la vida».
  • El yo. Absoluta identificación con el yo autobiográfico, con el personaje que hemos ido desarrollando a lo largo de la vida. No se concibe que pueda existir el yo en cualquier otra forma. Cualquier crítica a las etiquetas que conforman este yo genera emociones negativas.
  • Motivación. Se basa en la «tríada del deseo»: lo que me gusta, lo que no me gusta y lo que es indiferente. La felicidad hedónica es el principal objetivo.
  • Los otros. Todo lo que no es el yo es lo «otro». La diferenciación sujeto-objeto es absoluta, siendo inimaginable que no sea así. La consciencia se sitúa dentro del cuerpo y con límites bien definidos respecto al no-yo, siendo inconcebible cualquier otra alternativa. En la búsqueda compulsiva de la felicidad hedónica, los demás suelen ser daños colaterales en la consecución de nuestros objetivos egóicos.

PANTALLA 2.- INICIO DE LA MEDITACIÓN

En esta pantalla se entra cuando se empieza a practicar meditación de forma regular. Se caracteriza por la aparición de la metacognición o de la figura del «observador». Este es un proceso progresivo, ya que, inicialmente, el observador es muy débil, mientras que los contenidos de la mente (sensaciones, pensamientos, emociones e impulsos) son muy intensos.

Con la práctica de la meditación hay un cambio progresivo, y cada vez el observador está más desarrollado y los contenidos de la mente son menos intensos, aparecen menos tiempo, y se genera el fenómeno de «derrealización»; es decir, no nos los creemos ni nos identificamos con ellos, comprendemos que son el simple juego de la mente.

Lo que describimos a continuación es el funcionamiento durante la práctica meditativa, ya que en la vida diaria, fuera de la práctica, el individuo suele estar en la pantalla 1. La mayor parte de la humanidad que practica meditación no progresa más allá de esta pantalla.

Funcionamiento de la mente:

  • DIÁLOGO INTERNO: ya no es continuo. La mente sigue divagando parte del tiempo y fluctuando entre pasado y futuro, pero cada vez es más frecuente que pueda centrarse en el presente.
  • HUECOS: Empiezan a observarse «huecos» sin actividad en el funcionamiento de la mente. Al principio pueden durar segundos, y pueden producir sensación de miedo o malestar, ya que son momentos de «disolución» del yo biográfico. Con el tiempo, estos «huecos» pueden durar minutos y se experimentan con una gran sensación de paz y bienestar.
  • FUSIÓN COGNITIVA Y EMOCIONAL: es progresivamente menor. Las emociones no se viven con tanta intensidad y los pensamientos sabemos que no son la realidad, solo el resultado del funcionamiento de la mente, una simple interpretación. Empieza a emerger con fuerza la metacognición, es decir, la figura del «observador».
  • EL YO: La identificación con el yo autobiográfico no es tan absoluta, porque los periodos sin diálogo interno debilitan esa visión. La identificación con las etiquetas que conforman este yo es mucho menor, por lo que las emociones negativas son menos intensas y duraderas.
  • MOTIVACIÓN: Aunque la «tríada del deseo» sigue siendo importante, el principal motivo para la acción lo pasan a ser los valores y el sentido de la vida. La búsqueda de la felicidad hedónica no es tan compulsiva, y va sustituyéndose por la felicidad eudaimónica, que se define como la satisfacción con la situación de uno mismo en la vida. Como la identificación con el yo no es tan intensa, la compasión va surgiendo de forma más espontánea.
  • LOS OTROS. Los «huecos» sin actividad mental van socavando, lenta pero progresivamente, la diferenciación sujeto-objeto tan absoluta. La conexión espontánea con los otros es mayor al ir debilitándose el yo biográfico.

PANTALLA 3: EL YO EXPERIENCIAL OBSERVA EL VACÍO DE CONTENIDOS MENTALES.

Se caracteriza por la aparición de un observador muy potente, que no posee ninguna característica biográfica. Apenas hay fenómenos mentales ni diálogo interno, por lo que se observa el vacío de la mente y el observador no posee ninguna característica, ya que el diálogo interno ya no  sustenta al yo biográfico.

A esta pantalla se tiene acceso ocasionalmente en el nivel anterior, pero se considera que se está en este nivel cuando se puede permanecer durante unos minutos en este estado. En  general, los practicantes experimentados pueden alcanzar esta pantalla hacia los 5-15 minutos (cifras muy variables según las personas) desde el inicio de la práctica meditativa formal.

No existe casi diálogo interno ni contenidos  mentales. Si ocasionalmente aparecen, son  poco intensos y duraderos, y existe una clara sensación de que no son la realidad, sino solo  fenómenos producidos por el juego de la mente.

No puede haber fusión cognitiva porque no hay casi contenidos mentales durante la práctica formal. En los periodos fuera de la práctica, esta fusión es poco intensa, porque el observador es muy potente.

Los «huecos» sin actividad mental son duraderos, por lo  que puede observarse claramente el vacío de contenidos mentales. Este fenómeno se caracteriza por ser:

  • Estable. No cambia como los pensamientos y los fenómenos mentales. No desaparece, no se puede quitar de la mente.
  • Homogéneo. La mente presenta un color uniforme  frecuentemente oscuro, aunque podría ser más  claro; pero todo el espacio mental es igual.
  • Sin límites. Ese espacio de la mente no tiene límites en ninguna dirección, no hay ningún tope o barrera. Puede «navegarse» por él sin restricción.
  • Se mantiene la distinción sujeto-objeto. Por eso hay un yo experiencial observando el vacío de contenidos mentales, pero sujeto y objeto están bien diferenciados.
  • Experiencia subjetiva de bienestar. Al principio, puede experimentarse cierta sensación de miedo, porque  el yo autobiográfico se diluye y da paso al yo experiencial.  Pero, después, se experimentan una sensación de gran bienestar y paz.

PANTALLA 4: NO DUALIDAD.

Cuando se permanece tiempo en la pantalla 3, en un momento dado, como solo hay vacío de contenidos mentales y nada que observar, el observador se vuelve sobre sí mismo. En ese momento, el perceptor ya no está en la parte posterior del espacio de la mente, sino que desaparece, se diluye como si fuese un gas y tiene la sensación de estar presente en todo el campo de consciencia, no en un sitio fijo. No obstante, todavía siente que el espacio en el que se desarrolla la experiencia está constreñido al espacio de la mente, que no está conectado con el resto del Universo, con el Todo. Por eso, aunque el espacio de la mente se percibe como ilimitado, se siente como cerrado, no conectado a todo lo demás. Este proceso de pasar a la cuarta pantalla no se puede forzar ni perseguir de forma voluntaria (lo que constituiría «modo hacer»), sino que surge de manera espontánea en la mente como resultado de solo observar sin ninguna expectativa («modo ser»). Aunque se pueden tener experiencias de no-dualidad, ocasionalmente en la pantalla anterior, se considera que se ha estabilizado esta pantalla si en la mayoría, o en todas las prácticas meditativas formales, uno alcanza este estado a los pocos minutos del inicio. Este no es un estadio único, sino que tiene muchos niveles distintos de profundidad, que han sido descritos en las tradiciones meditativascomo «estados de absorción».

PANTALLA 5: LA MENTE UNIVERSAL.

Pocas personas en la historia de la humanidad han alcanzado este estado. En la pantallas anteriores no se tiene ninguna experiencia de este tipo, ya que es específica de este nivel. Puede tenerse una sola vez en la vida o, como mucho, unas cuantas veces, pero no puede ocurrir en cada meditación como sí que puede ocurrir con las experiencias del resto de las pantallas.

Consiste en la vivencia de no dualidad, pero no solo constreñida al espacio ilimitado de la mente, sino que se siente la conexión con todo el universo. La mente conoce de forma no conceptual e inmediata la experiencia de todos los universos posibles en los tres tiempos (pasado, presente y futuro), de modo que no existen barreras espaciales ni temporales, ni barreras al conocimiento. Se conecta con el inconsciente individual y colectivo que se hacen, por fin, conscientes. La experiencia es de muerte, de disolución de la individualidad, de pérdida de control. Hay una resistencia inconsciente a este proceso que puede retrotraer a la mente a pantallas previas. Pero si uno se abandona entra en el Nirvikalpa Samadhi.

La experiencia puede durar horas o días. La recuperación de todo el sistema nervioso después de esta vivencia puede tardar semanas o meses. Es de tal intensidad que no se puede llevar en los días posteriores una vida normal como la entendemos, por eso la experiencia solo ocurre en personas que están en retiros meditativos, alejados del mundo.

(Fuente: García Campayo J. Vacuidad y no dualidad. Kairós, 2022)

SIGUE LEYENDO

Posts muy interesantes

Etapas en el progreso de la meditación
Etapas en el progreso de la meditación
En este artículo nos detenemos en las diferentes etapas de la meditación, desde que podemos centrar la meditación en un objeto hasta el logro de shamatha, transfomradora de mente y cuerpo.
LEER MÁS
Naturaleza de la Mente: Vacuidad y Ausencia de Límites
Naturaleza de la Mente: Vacuidad y Ausencia de Límites
Fragmento del libro "Vacuidad y no Dualidad" publicada por Editorial Kairós, en la que hablo sobre el contenido de la mente, si tiene forma o color, si exiten límites. Conocer la naturaleza vacía de la mente es una ruta directa a la libertad.
LEER MÁS
Recomendaciones para el Instructor de Mindfulness
Recomendaciones para el Instructor de Mindfulness
Si sientes curiosisad sobre cómo es recomendable que transcurra una sesión o un curso de mindfulness te invito a leer este artículo extraído de uno de los capítulos de mi libro "Nuevo Manual de Mindfulness" publicado por la editorial Siglantana en 2022.
LEER MÁS

¿Necesitas saber más?

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir todas las novedades sobre mindfulness, cursos, podcasts y otras técnicas para mejorar tu salud.

Gracias por suscribirte! Pronto empezarás a recibir nuestras noticias
Uups! Algo ha ido mal cuando intentabas suscribirte.