fbpx

LA DUALIDAD EN LA MEDITACIÓN

La dualidad está en cualquier actividad humana, incluso en la meditación. La forma que tenemos de practicar la meditación puede convertirse también en una dualidad, al distinguir entre medios y fines. En el mundo occidental, casi siempre meditamos para conseguir algo, para alcanzar un lugar o un estado diferente al que tenemos o estamos, o para curar una enfermedad o disminuir el estrés. Ese es el enfoque habitual de mindfulness y, por eso, la corriente «McMindfulness» ha criticado esa visión.

Por el contrario, deberíamos meditar por sí mismo, por el placer de hacerlo, porque el universo lo pide, en suma, porque si. Si meditamos por algo es como un fracaso, ya que no puedes estar donde estás: devalúas el presente. Si la meditación me va a permitir entender cómo es el mundo, lo cosifico, y me separo de él. Meditar se convertiría en algo que tapa mi insatisfacción vital y, por eso, busco los llamados «proyectos de carencia». Son proyectos como ser famoso, ganar dinero, llegar lejos en algo, cambiar mi forma de ser o alcanzar el cielo en una vida ultraterrena. Pretenden llenar en el futuro el vacío que siento ahora.

La meditación tendría que realizarse, como dicen los japoneses, shikantaza, sin objeto. Porque, aquí y ahora, está todo lo que un ser humano necesita para ser feliz. Porque, en este momento, el universo y el ser humano están en su plenitud.

Loy, en algún retiro de No-dualidad que hemos compartido, afirmaba que algunas meditaciones estarían contraindicadas para alcanzar la no-dualidad. Algunas de ellas serían: 1) las prácticas de visualización, típicas pero no exclusivas, del budismo tibetano; 2) el body scan usado en mindfulness y enfatizado en el budismo Theravada, y 3) ser testigo de la conciencia o autoindagación, típica del Advaita. Considera que todas ellas potencian la idea del yo, la sensación de separación del objeto, en suma, refuerzan la idea de dualidad. Como podremos comprobar, no todos los autores no-duales están de acuerdo con esta afirmación.

(Fuente: García Campayo J. Vacuidad y No-dualidad. las meditaciones deconstructivas del yo. Barcelona: Kairós, 2020)

(Foto: Rías bajas, Galicia)

#mindfulness #meditación #vacuidad #no dualidad #compasión

1Comment
  • MANUEL-ANTONIO SÁIZ FERNÁNDEZ
    Posted at 02:10h, 21 noviembre Responder

    Muchas Gracias Javier por recordar tan valioso pilar de la práctica meditativa, «meditar sin espectativas». Como tú nos guiaste en alguna práctica:
    «NADA QUE CONSEGUIR,
    NADA QUE OBTENER,
    AQUÍ (lugar) y
    AHORA (momento)
    TODO ESTÁ BIEN».
    Este planteamiento, lo abraza todo con una maravillosa Serenidad.
    Muchísimas Javier por la generosidad que nos ofreces con tu exquisita sabiduría.
    Un abrazo de Unidad muy Grande

Post A Comment