fbpx

Se dice que el proceso de creación se estructura en cuatro fases: 1.- PREPARACIÓN: Consiste en la aparición de una amplia gama de ideas (brainstorming) utilizando el pensamiento divergente, es decir, el surgimiento espontáneo de ideas asociadas al tema de creación. En esta fase es necesario calmar la red de control cognitivo de forma que se active la red  cerebral que funciona por defecto (en inglés, el default mode network o DMN) poniendo en marcha la imaginación. En esta fase, mindfulness ayuda porque incrementa el pensamiento divergente. Practicar mindfulness antes de una sesión de lluvia de ideas hace que estas ideas básicas iniciales sean de mayor calidad. 2.- INCUBACIÓN: Una vez que se han generado suficientes ideas, es momento de dejar de generarlas. Hay que realizar otras actividades de la vida diaria como dormir, jugar y practicar aficiones, tareas rutinarias, etc. mientras el cerebro organiza y estructura esas ideas de forma adecuada. En...