fbpx

La compasión en el Cristianismo En el Antiguo Testamento, en el Éxodo, la compasión aparece como una característica de Yahvé cuando describe que es la bondad de Dios la que libera a los judíos de la esclavitud impuesta por los egipcios. El Deuteronomio también enfatiza la protección que deben recibir viudas, huérfanos y residentes extranjeros, porque carecen del apoyo familiar. Los grandes profetas judíos, como Isaías o Jeremías, relatan la compasión de Yahvé hacia las personas que se arrepienten. Por tanto, la compasión protege a los desfavorecidos y funciona como una justicia restauradora de la unión de la comunidad. En el Nuevo Testamento, dentro de la Segunda Epístola a los Corintios (2 Corintios 1: 3-7), Dios es descrito como «el Padre de la Compasión» afirmando que el consuelo que Él nos produce nos permitirá consolar a otros. Jesús personifica la auténtica esencia de la compasión y pide a los cristianos actuar compasivamente...

Bankei Yotaku (1622-1693), fue uno de los maestros Zen más influyentes e ilustres de la tradición Rinzai. Alentaba a la gente a permanecer en la Mente No-nacida del Buda. Bankei habló directamente, evitando las escrituras sagradas (sutras) y las ceremonias y rituales. Su enseñanza era individual y pura, la esencia del Zen. Estaba interesado en la verdad como una experiencia inmediata, no como un enfoque sistemático fruto de una búsqueda hacia un objetivo lejano. Por eso, hablaba un lenguaje sencillo que cualquiera podría entender. "Yo sólo le digo a la gente que permanezcan en su estado mental original y que no lo transformen en pensamiento. No pretendo que hagan nada especial ni les doy reglas ni prácticas concretas. Sólo que permanezcan en su hogar y no busquen nada más. Que se sienten, se pongan de pie, duerman, se despierten y lo hagan todo en este...

Uno no puede llorar por el mundo entero. Está más allá de la capacidad humana Jean Anouilh, Cécile MECANISMOS DE ACCIÓN Los mecanismos principales serían: 1.- DISMINUCIÓN DE LA AUTOCRÍTICA: Las personas autocompasivas, cuando describen sus debilidades, no lo hacen tanto sintiéndose aislados o culpables ni utilizando la primera persona singular (“yo”), sino empleando el plural (“nosotros”) y haciendo más referencias sociales (a familiares, amigos y a otros seres humanos), debido a la mayor conexión y amabilidad consigo mismas y con las otras personas (que es la base de la humanidad compartida, uno de los componentes prosociales claves de la compasión). 2.- DISMINUCIÓN DE LAS RUMIACIONES: Las personas con mas autocompasión presentan menos rumiaciones y este parece ser uno de los mecanismos fundamentales, ya que media la acción entre autocompasión y la aparición de ansiedad y depresión. Se piensa que es porque pueden romper el ciclo de auto-reproches repetitivos, aceptando las propias imperfecciones con mayor compasión. 3.-...

Si no aceptamos que el sufrimiento es inevitable, acabaremos queriendo buscar culpables Dalai Lama El rechazo que, a veces, produce la compasión ocurre porque se le identifica o confunde con los siguientes conceptos que vamos a ver. 1.- No es lástima o pena: Estas son emociones negativas, que hacen que el individuo tienda a ensimismarse con sus propios problemas y olvidar que los otros tienen dificultades similares. Suele producir rechazo en el entorno. La autocompasión considera que todos sufrimos por igual (humanidad compartida), por tanto no se busca un trato especial por parte de los otros. 2.- No es indulgencia o buscar excusas: No se trata de dejarlo todo y volverse pasivo. Es un deseo genuino de salud y bienestar hacia uno mismo y hacia los demás. No busca la indulgencia a corto plazo (como la madre que da una chocolatina a un niño para que no llore), sino bienestar a largo plazo (de hecho,...

En español, la palabra compasión proviene de la palabra latina compati, “sufrir con”. El diccionario de la Real Academia Española define la compasión como “Sentimiento de conmiseración y lástima que se tiene hacia quienes sufren penalidades o desgracias”. En esta definición, fuertemente enraizada con la tradición occidental, principalmente judeocristiana, predomina el sentimiento de lástima, lo que implica una sensación de superioridad hacia la persona que sufre...

Nuestra experiencia con mindfulness, a lo largo de todos estos años, nos ha confirmado que la práctica exclusiva de mindfulness, descontextualizada de las enseñanzas budistas, puede dar lugar a múltiples efectos adversos y no esperados que limitan su eficacia y van a contribuir a que muchas personas abandonen la práctica. Por un lado estarían los efectos adversos de tinte más médico, los que implican enfermedades físicas o psicológicas, y que hemos descrito en nuestros libros...

Las adicciones son uno de los principales desafíos para la salud mental a nivel internacional. Conocemos las adicciones denomiadas químicas como la drogadicción, alchoolismo o a la nicotina, así como las adicciones basadas en comportamientos que cada vez son más frecuentes, como la adicción al sexo, al trabajo o la más novedosa que surge por un uso excesivo de la tecnología...

El próximo 25 de abril comienza el II Congreso Mindfulness en la educación que reunirá en Zaragoza a algunos de los mayores expertos de España y Europa en Mindfulness aplicado al ámbito educativo y mostrará las experiencias de su implantación en todos los niveles educativos. El Congreso servirá de muestra para conocer lo que se está realizando en algunos de los más de 200 centros educativos que ya están impartiendo mindfulness en España. Una práctica que ya reciben casi 2 millones de estudiantes en todo el mundo. Además, llega en un momento importante para esta práctica en el ámbito educativo ya que Reino Unido acaba de anunciar esta misma semana que 370 escuelas los estudiantes comenzarán a practicar mindfulness dentro del currículo oficial para mejorar la salud mental de los jóvenes. El gobierno de Reino Unido ha adoptado esta medida después de conocer en un estudio médico que casi el 13% de los...

La psicología actual considera que existen dos formas básicas de funcionar de la mente humana, los modos “hacer” y “ser”, que son característicos, pero no específicos, del pensamiento occidental y oriental, respectivamente. Se basan en premisas absolutamente diferentes. El pensamiento occidental está basado en la creencia de que la felicidad esta fuera de nosotros. Sentimos que hay algo que debemos alcanzar: dinero o lo que se puede comprar con él, fama, poder, relaciones sociales o familiares, y pensamos que, cuando lo tengamos, seremos felices. La historia de todos nosotros es la búsqueda continua de metas/objetos que pensamos que nos pueden hacer felices: una carrera universitaria, un trabajo, una pareja, hijos, posesiones, viajes. El problema es que cuando conseguimos cualquiera de estos elementos, incluso algo tan ansiado como es el premio gordo de la lotería, los estudios confirman que en un plazo de 6 a 12 meses los individuos vuelven al nivel de felicidad anterior a que consiguiese el objeto. La conclusión es que nos vemos involucrados...

EL DIÁLOGO INTERNO Si observamos nuestra mente, comprobaremos que continuamente estamos hablando con nosotros mismos, comentando y evaluando internamente todo lo que ocurre a nuestro alrededor, y pensando en el pasado o en el futuro. Este proceso, que denominamos diálogo interno, ocurre más intensamente cuando la mente no tiene una tarea concreta que hacer, es decir, cuando nos aburrimos o la actividad que realizamos nos parece rutinaria. La función del diálogo interno es interpretar todo lo que nos ocurre, dar continuidad y sentido a nuestras experiencias, otorgándonos una sensación de estabilidad en el tiempo y de identidad. Este diálogo es el que construye nuestra biografía porque, si nos damos cuenta, cuando contamos la historia de nuestra vida, no relatamos los hechos desnudos y objetivos, lo que nos ha ocurrido, sino que describimos lo que hemos interpretado de lo que nos ha ocurrido. De hecho, en las psicoterapias cognitivas lo que se intenta es cambiar la interpretación de los hechos que nos han sucedido porque, obviamente,...

LA IMPORTANCIA DE LA ATENCIÓN La atención no es una cualidad menor de la mente, sino que desde los orígenes de la psicología se considera fundamental. William James, uno de los padres de esta disciplina decía: “Mi experiencia es aquello a lo que decido prestar atención” (James, 1890). Nosotros construimos continuamente el mundo con nuestra atención. Así, una persona hipocondríaca no puede dejar de prestar atención a síntomas, enfermedades y médicos. Un individuo deprimido o pesimista no puede dejar de prestar atención a pensamientos y emociones negativos, mientras que un sujeto optimista o alguien que es feliz prestan sobre todo atención a los pensamientos y emociones positivos. Pero la vida de todos nosotros no es muy diferente, el punto clave es dónde ponemos nuestra atención. La principal consecuencia de la inatención es la disminución del rendimiento en cualquier actividad que realizamos. Pero otro efecto, seguramente aún más importante, es el mayor estrés...